«Me fijo hasta en la música del más mínimo anuncio»
El joven compositor huye de las disonancias y de la música intelectual, porque «enganchar al público es lo más importante» para él
El Comercio - 01 de Noviembre de 2004

ANA FERNÁNDEZ ABAD

Cuando ve una película, más bien la escucha. Pablo Laspra (Oviedo, 1980) compró su primer disco con música de banda sonora a los 6 años. Fue 'Regreso al Futuro'. Aunque estudió la carrera de piano, es diplomado en Historia del Arte y cursa Musicología en el Milán, su verdadera vocación va por otros derroteros, los de la dirección y la composición. Mañana será su 'bautismo de fuego': dirigirá en el Auditorio a la orquesta de cámara New Groove y al coro New Groove Ensemble, en la presentación de su Opus 4, la versión musical del 'Beato de Oviedo' escrito por Juan Mejica.

Ha musicado ocho cantos y un Salve Regina con ritmos que van desde el calypso a la fanfarria ¿Cómo supo qué estilo darle a cada poema?

No lo sé, son cosas que salen, depende del día, de la inspiración. Cuando salí del despacho de Juan Mejica, nada más recibir el encargo, ya tenía en mi mente la música del número 2, fue un 'flash'. A partir de ahí, desarrollé el tema. Con el 6, me salió algo parecido a la música de 'Pesadilla antes de Navidad', de Tim Burton...

Dice que le gusta la «música peliculera», ¿en el cine mira, o sólo escucha?

Me quedo con los motivos musicales que acompañan a la imagen, con las incidencias. Me fijo en todos los detalles, hasta en la música del más mínimo anuncio. Me gusta que la música cuente algo, lo que escribo es muy descriptivo.

Entonces, cuando compone, se aleja de las enseñanzas de conservatorio, que tienden a enseñar una música intelectual...

He estudiado siempre en conservatorio, y creo que te dan una muy buena base compositiva. En Oviedo hay un gran nivel, pero mis inquietudes no coinciden con lo que se trata de impartir aquí.

¿Saldrá de casa para completar su formación?

Tengo pensado saltar el charco y viajar a Estados Unidos. En Boston es donde han estudiado algunos de los grandes compositores de bandas sonoras, y me interesaría ir allí.

Aquí, ¿esa música más 'popular' se mira mal?

Muchos dicen que las obras de banda sonora son muy infantiles y que carecen de rigor musical. Pero a mí es el tipo de música que me gusta, es la base de la película, la que define la tensión de la trama. La función final del compositor, además de hacer una obra correcta, es que llegue al público, que le guste.

¿Lo que se enseña en el conservatorio no es apto para todos los públicos?

Se trata de aportar un estilo compositivo muy innovador. Buscan nuevas musicalidades en los instrumentos, he visto conciertos para orquesta sinfónica y bombona de butano... Yo no basaría una obra mía en música intelectual. No porque no esté preparado, sino porque ahora no me llama. Aunque la obra esté bien a la hora de componer, tiene que tener algo más, tiene que enganchar al público.

¿Qué le resulta más complicado, dirigir o componer?

Dirigir bien es muy difícil, porque implica tirar para adelante de una orquesta y un coro. Y para componer, necesitas que te llegue la inspiración, para llegar realmente a lo que quieres. Pero lo más complicado es realizar un proyecto desde cero.

¿Le impone el estreno de mañana?

No, creo que con ganas se acaba consiguiendo todo. Con 24 años, dirigir y escribir, ya es muy gratificante para mí. He tenido suerte, pero también he trabajado duro.